Licuadoras luminosas.

Peñaloza, E. Botero, Fernando.

Desde los tiempos gloriosos de la poesía parnasiana de Guillermo Valencia, ningún servidor público –devenido rapsoda– había irrumpido con tanto brío en el escenario de las letras nacionales como ahora lo hace Enrique Peñalosa. Desligado del realismo visceral de Roy Barreras, el estilo de Peñalosa acusa cierta influencia del dadaísmo, que actualiza con gracia, riesgo e ironía. En este aspecto, el vate burgomaestre encuentra eco en la premeditada paleta kitsch de Amalia Andrade y en el donaire cínico de Carolina Sanín.
Más allá de las influencias, la poesía de Peñalosa sobrevivirá a la fría eternidad del mármol. Hoy sus editores y lectores somos testigos de la eclosión de un movimiento sin precedentes en nuestra historia reciente con su primer poemario: Licuadoras luminosas.

Para comprar:

https://elcuartoplegable.com/collections/libros/products/licuadoras-luminosas

Proyecto:

La Jaula Publicaciones

Artista:

1 / 1